DECRETO POR EL QUE SE CONFORMA EL EQUIPO DE TRABAJO QUE TRAZARA LOS LIMITES TERRITORIALES ENTRE MÉXICO Y LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA

Mariano Otero es nombrado Secretario de Relaciones Interiores y Exteriores, el 3 de junio de 1848, por el Presidente de la República, José Joaquín de Herrera.  La más importante encomienda que Otero tuvo a su cargo fue la parte de la implementación y cumplimiento del Tratado de paz, amistad, límites y arreglo definitivo entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América (Tratado de Paz Guadalupe Hidalgo).

 

CARTA ENVIADA POR MARIANO OTERO A MANUEL REYES VERAMENDI, GOBERNADOR DEL ESTADO DE MÉXICO

Con la Ciudad de México bajo el control militar de los Estados Unidos, en septiembre de 1847, Mariano Otero pasó unos días en Toluca para influir, como uno de los principales líderes del Partido Moderado, en las elecciones presidenciales que se iban a realizar ese mismo mes.  El 16 de septiembre de ese año, el general Santa Anna renunció como presidente interino, previa firma del Decreto que disponía que el Supremo Poder Ejecutivo de la Nación residiera en el Presidente de la Suprema Corte de Justicia acompañado de dos asociados, así como que los poderes de la Nación se establecieran en la Ciudad de Querétaro. 

A fin de reunirse con Manuel de la Peña y Peña, quien asumió el cargo de Presidente de México de acuerdo con el Decreto mencionado, Mariano Otero solicitó el apoyo de Manuel Reyes Veramendi, gobernador del Estado de México para que un tercero recuperara sus pertenencias personales y las trasladara a la nueva sede del Poder Ejecutivo, en la Ciudad de Querétaro.

Se abrirá en otra página